miércoles, 16 de enero de 2008

Mancha




La revancha la había llevado a conocer lo más sórdido de su persona, la traición. Mancha indeleble que le hacía recordar cuan corrompida estaba, cuanto podía llegar hacer si un ataque de ira la consumía como aquella vez. Sentimiento que le enluteció su esencia y que la obligo a cargar con la culpa, la soga que juega con sus presiones.
Cuando necesitó a ese otro, a quien le fue infiel, sintió la asfixia que le provocaban los ojos dictadores de sentencias. Casi al borde de morir, con la última reserva de oxígeno, alcanzó a razonar: no había traicionado a más nadie que a ella misma.

22 comentarios:

carlota dijo...

Y aún así, hay que saberse perdonar a uno mismo. Besos, preciosa.

Gabu dijo...

No permitas mi querida ELIPSE que la ira se apodere de tu alma,no te sumerjas en el odio más puro que puede destilar tu corazón!
Toda esa furia sangrará por tu herida,seguro!

P.D.:Aún estas a tiempo de no traicionarte a vos misma,sé fuerte,tené la paciencia suficiente para que ese huracán que azota tu interior no se instale de modo irracional dentro tuyo...

EL TIEMPO CURA MUCHO MAS QUE LAS HERIDAS...
SERTE FIEL,ES LA UNICA MANERA DE ABRIRTE A NUEVAS POSIBILIDADES DE SER PLENAMENTE FELIZ...


TE DEJO UN ENORME BESO Y ME ABRAZO A TU ALMA DANDOTE ALIENTO!

espejo dijo...

que se haya traicionado a si misma parece resultar mas doloroso cuando ella misma se da cuenta, es algo que me resulta familiar ¿sabe? pero mientras no haya un nombre en particular de por medio,no me afecta.
no creo que alguna vez no me guste como describe usted, es maravillosa.

gonza dijo...

traicionarse a uno mismo es lo peor que podemos hacer

Activa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
DudaDesnuda dijo...

Sin embargo me parece que traicionar a quien confía en nosotros es más repudiable. Las traiciones a uno mismo son perdonadas (o no), por nosotros; nos conocemos bastante y ya encontraremos algún paliativo si nos provocamos dolor extremo pero, cuando traicionamos a quien depositó su confianza en nuestra persona podemos hacer un daño, muchas veces, irreparable.

Besos y sinceridades

Elipse dijo...

Gabu: Por qué me habla a mí??Es sólo un texto y debo decirle que sus palabras me llegaron tarde!
Besos y mil gracias por un consejo a destiempo!!

Ing. Pablo dijo...

Yo creo que esa es la peor traición de todas...

Javier dijo...

Hola preciosa, excelente escrito, que mal es cuando nos dejamos llevar por la enceguecedora ira porque si es verdad que lastimamos a los demás con palabras o hechos.

Pero mas nos lastimamos nosotros cuando nos concientizamos de lo hecho, y es ahí que nos damos cuenta que nos hemos traicionado.

Besos preciosa

El murguero oriental dijo...

Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón sin ver que sois la ocación de lo mismo que culpais.

La mediocridad de aquellos que solo ven medio vaso, no es problema suyo.

Cuídese mucho.

Beatrix dijo...

Hermoso el escrito, hermoso el dibujo..
capitulo 3 ya.. saludos

humanoide dijo...

Muy buena la ilustración que acompaña el texto. ¿Quien se atribuye la obra?

Saludos del humanoide.

kukilin dijo...

La ira ciega la razón, carcome el alma, termina traicionándonos a nosotros mismos.
Un cálido abrazo.

El Peruano Dorado dijo...

Gracias, Elipse, por tu visita. Seguiremos viéndonos.

Patricio y AlexB

Bohemia dijo...

¡que desleal es la traición!

Abrazos

Parafraseando mi alma dijo...

Mi querida Elipse...comparto nuevamente tus ideas...
Cuan terrible es la traicion a uno mismo...
Es que somos tan duros con nosotros que somos incapaces de perdonarnos, cuando al resto le perdonamos los actos mas viles e infames.
Es que somos nuestro pero enemigo...
La idea seria saber perdonarnos no solo castigarnos,no?
Despues de todo...somos seres humanos...
Mil besotes!!!
Te linkeo en mi blog dale? besosssssssss

Elipse dijo...

Sr Humanoide: la obra se le atribuye a Kalvellido, es lo único que puedo decirle, la próxima vez trataré de buscar una obra, que no opaque al texto.Jajaj!

Y...como diría el Chavo del 8:
- La venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena-
Mis saludos a todos los ya conocidos y bienvenidos a los nuevos que se animan a leer lo que se le ocurre a esta loca cabeza!

Novia de América dijo...

la infidelidad a una/o mismo es una marca indeleble que no se borra ni con el mejor liquid paper del perdòn.

Parafraseando mi alma dijo...

Pase a ver si habia algo nuevo...parece q tendre q esperar jajaja...aprovecho para mandarte un beso grande!!!
Millie
(hay algun lugar donde pueda ver lo q pintas?)
Beososssss

gen71 dijo...

No hay peor traición que la que se comete a uno mismo. Gran verdad.
Besos

Enredada dijo...

Bueno, la traición es imperdonable, pero la traición a uno mismo más que imperdonable es dolorosa y traumática.
te agrego en mi blog, sos genial!
Rox

Cachibache dijo...

Cuanto pasa!
Me gusta lo que vi del blog,sigo mirando..