miércoles, 4 de junio de 2008

Repuesto

Año 2135. En épocas de eugenesia, biotecnología y auge científico, todavía existen algunas fábricas que necesitan el trabajo de artesanos.La maquina de galvanizado lo espera. Ricardo se levanta apresurado. se viste, se lava la cara, toma su bolso y se va al trabajo. El camino es corto, recorre esas veinte cuadras a paso ligero. Se siente presionado, transpira. Ingresa a la fábrica temeroso, hoy tendrá que galvanizar siete bobinas de alambre de cinco mil metros cada uno, es un desafío que quiere vencer. Tendrá que exigir su cuerpo y sobre todo la habilidad de sus manos.Se dirige al galpón allí coloca las bobinas en el rotor y empieza a tensionar los hilos sobre la pileta hasta llegar al otro extremo donde estarán las bobinas vacías. Cuando empieza a funcionar dos de estos hilos se cortan. La detiene y como consecuencia de inmediato suena la sirena que advierte que una máquina no está funcionando. Esto lo altera, con manos nerviosas intenta unir los hilos, uno de estos traspasa el guante y lo corta. Las puteadas salen de su boca, su mano fue atravesada por cinco milímetros de aleación de latón y aluminio. A penas siente el dolor, el tiempo transcurre y todavía no ha hecho nada. Irritado aprieta fuertemente su mano hasta que consigue que no salga mas sangre, vuelve a colocarse el guante y une los alambres. Solo que ahora nota que la pileta que realiza el tratamiento de galvanizado tiene poca solución, mide el pH y ve que también su concentración es baja en acidez. Agrega mas ácido sulfúrico. El problema se resuelve. Los carretéles giran.Mientras controla que los hilos no se corten, el rotor se detiene. Ricardo no sabe que hacer, llama a mantenimiento y no le responden. La sirena vuelve a sonar y lo enloquece. Preso de su presión el mismo intenta arreglarlo. Desatornilla el rotor y saca la caja que lo reviste, lo enciende y mira como gira, se vuelve a detener. Con ira toma el destornillador y lo clava en éste para terminar de romperlo. La sirena suena cada vez mas fuerte, angustiado sabe que perderá el empleo. Por altavoces le recomiendan que cambien de máquina. Furioso arrastra los carreteles hasta su nuevo lugar de trabajo. Una vez allí se transforma y a la misma velocidad del rotor controla los hilos, en cuestión de minutos ya bobinò dos mil metros de alambre. Sus movimientos son precisos y rápidos, es una máquina mas, está incontrolable.En determinado momento permanece inmóvil, deja que los hilos se acumulen en la pileta. Siente por su cuello una gota que lo recorre, se limpia y observa que es sangre lo que le chorrea, se serena y abre una parte de su cabeza para sacarse el microchip que tiene debajo de su nuca. Lo mira y ve que éste esta deteriorado, su cuerpo no le responderá a menos que lo cambie y con tanto apuro olvidó el repuesto.

Nota:este texto nació de Tecno-Hombre, me gustó mucho y por ello se fue la segunda...

38 comentarios:

gonza dijo...

no se porque, pero me hizo acordar a la peli "tiempos modernos" de chaplin

muy bueno

saludos!!

anais dijo...

Mmmmmmm...

Un mundo feliz, un mundo feliz...

nicor dijo...

Lo primero que me pasa después de leerlo, (leí la 1era parte tambien), es que quiero saber acerca del entorno de los personajes.
Quiero saber cómo continúa, quiero leer la tercera parte antes de que se enfríe.
Otra cosa, me dan ganas de discutir sobre tecnología, futuro, humanos; pero mas ganas tengo de dejar eso de lado y leer la tercera parte.
Quién lo escribe?
Saludos y felicitaciones a quien corresponda.

Mar y Sol(a veces tenue y otras no) dijo...

Me quedé pensando con una mezcla de reflexión y lástima...pero inercia no te lo aseguro.
Un abrazo!

Carlota dijo...

pues para mí un final inesperado, además de ir atrapándome según iba leyendo, y poniéndome igual de nerviosa que el protagonista. Un beso, guapa.

SoL dijo...

Hola, es estresante leer este rel�ato, se puede leer la angustia del personaje, es tenso desde el momento en que comien y hasta el final...de verdad que hoy en d�a, sin necesidad de usar microchips implantados en nuestras cabezas, funcionamos al igual que ese Ricardo, muchas veces somos ese Ricardo mecanizado y que se desarrolla al igual que una maquina, tan iguakes que dejamos de sentir el dolor de romper nuestras manos con los cables....
bueno muchos besos y abrazos de sol en estos d�as frios...
SoL

.gpb dijo...

Que bueno experimentar inercia. Me encanta. Coincido en uqe me hace acordar a tiempos modernos de Chaplin.
Saludos y mucha suerte

espejo dijo...

no se si atino cuando digo que comprendo a ricardo, pero al costumbre y el trabajo repetitivo nos hace a todos maquinas, a esta altura delpartido yo me sorprendo de verme haciendo piezas en el torno y fumandome u pucho sin mirar el calibre...
usted debe tambien comprender a ricardo

El Peruano Dorado dijo...

La verdad, es excelente!!... Cuando se cortó, hasta pude sentir el dolor en mi mano. Un ahallazgo!

Patricio

kukilin dijo...

A mi también el relato me recordó a tiempos modernos, o sea que así adelantándose a la nueva tecnología, los problemas siguen vigentes.
Precios texto.
Besos bonita♥♥♥

Javier dijo...

Cuando llegué a tu post y empecé a leerlo creía que experimentaba un Deja Vú....jejeje, menos mal que aclaraste que era la segunda parte de tecno-hombre.

Este escrito también fue genial.

Besos preciosa

Elipse dijo...

Lo único que sé es que urgente tengo que ver Tiempos Modernos!!!
Gracias,pero...que se parezca a un film...cachetazo!!!

tan versátil como acústica dijo...

es la inercia en su sentido vivencial.

Roky Rokoon dijo...

deberia haber chips para cada ocasion, y tener varios de repuestos

Pablo dijo...

jeje a mi tambien me ha recordado a Chaplin
ah gracias por el premio

GABU dijo...

Los calambres en el bocho tambièn hacen eco en el alma...

P.D.:Y parafraseando al GRAN CHARLY,si cada cual tiene un trip en el bocho y ya es difìcil ponernos de acuerdo,imaginàte cuando los chips empiecen a detonar sus fallas!!!!

Un horror...

TE DEJO UN ENORME BESOTE ELI,Y NUEVAMENTE MIL GRACIAS POR MIMARME TANTO TANTO :)

Novia de América dijo...

Ricardo es un micro-hombre. Ojalá no lleguen esos tiempos en que la sangre no nos importe...

Enredada dijo...

buenísimo...
para pensar y re pensar... besos Elipse!

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Está muy buena la historia, porque te mantiene expectante hasta el final. Nos gustó... parece que te gusta escribir, a nosotros también. Sólo que lo nuestro es el humor. Bueno, hasta pronto!!

Cachibache dijo...

Muy bueno....la verdad, varias veces me quedé pensando en los chips....da para pensar...
Y sí..es verdad, entretiene hasta el final! bueno..hasta el momentáneo final...
Chau!

Catalina Zentner dijo...

Mientras leía me mordía las uñas, has logrado una tensión que nos lleva en crescendo hasta el final totalmente imprevisto.
¡Bravo!

Srta. Maquiavélica dijo...

ouch si q duele, me gusto un buen
donde andas niña mala?'
besoos

A moonclad reflection dijo...

Yo quiero ser como robotboy y tener un swicht para apagarme a veces...beso

dintel dijo...

Creo que yo también ando con el microchip deteriorado, aunque sé de buena tinta que no existe recambio.

.gpb dijo...

ciencia ficcion!!
eso espero!!

vitaminada dijo...

tecno-urbana-masivo-consumista.

yo también quiero leer la tercera parte.

coincido: Tiempos modernos, mundo feliz y agregaría metrópolis (1926 ó 1927)



luz!!

Ana Ortiz dijo...

Este relato me pareció genial y creo q da para más. Ojala te hagas un tiempo para seguir escribiendo.
Besos

ItoCuaz dijo...

Me recuerda tanto al "Mundo Feliz" de Huxley, a "Yo Robot" de Nabokov, a "1984" de George Orwell... nunca nos dio tanto miedo el futuro.

ItoCuaz dijo...

Ya me iba y olvidé decirte dos cosas: la primera, y más importante, gracias por el reconocimiento, siempre agradecido con estos gestos; la segunda, te recomiendo que veas en línea una peli: ZEITGEIST. La puedes encontrar desde el Google con subtitulos y todo...

poesía-de-alfeizar-uruguay dijo...

Antes que nada un saludo de xavier para Elipse; vengo a tus letras de la mano de Roxana, una chica inimitable.
Es soberbio tu escrito Elipse; en el principio parece ser allí todo carne, todo humano pero nada que ver, ese ser abrumador al cual nada lo detiene, queda fuera de este mundo pero en este mundo. Un final electrizante, felicitaciones.
Un beso de xavier

Bohemia dijo...

Tecnología no es igual a que todo esté mejor, pero el escrito me encantó...

BSS

Beatrix dijo...

Repuestos, eso es lo que somos..

Yahuan dijo...

Y yo digo que si le gusta esa vida, por muy robot que sea, supongo que tendrá gustos, otra cosa es que tenga pensamientos sobre sus gustos... A nosotros, según yo, nos viene pasando igual ---- mmm, mal asuntillo.

Julio dijo...

No conocía este texto, me gustó!

Creo que me hace falta sacarme el chip unos minutos, estoy un poco cansado de sólo trabajar.

Te mando un beso

GABU dijo...

Creo que ùltimamente hay gente que no sirve ni como repuesto de loco...

P.D.:¿Todavìa anda perdida la señorita ELIPSE?

Mmmmm...Sepa que se la extraña igual,si?

BESITOS

Pablo dijo...

ehhhhhhh dónde te metes?

MIRACHE dijo...

muy bueno

Verónica Rodriguez dijo...

Hola, Elipse! Tanto tiempo! Espero q estés bien! Extraño tus atinados comentarios
Un abrazo